Archive: 22 abril, 2021

¿ayuda el coworking a la productividad?

¿Ayuda el coworking a la productividad?

¿ayuda el coworking a la productividad?

Una de las razones por las cuales elegimos trabajar en un coworking es la productividad. La otra opción, la de trabajar desde casa, puede apetecernos por la comodidad y la tranquilidad, pero debemos recordar que el hogar es un lugar donde debemos desconectar en la medida de lo posible con el trabajo, y reconectar con nuestras familias, mascotas, nuestros libros, música, y nuestro espacio para respirar otro aire, y, algo muy importante, simplemente ser. 

Pero, ¿acudir a un coworking es suficiente para ser productivos? Por supuesto que no. Y no es que el coworking no nos ayude a ser productivos. En BreakersHub tenemos unos espacios adecuados para dar lo mejor de nosotros mismos y brillar. Somos nosotros quienes no nos ayudamos a ser productivos. Y lo más difícil es que somos nosotros mismos nuestra única compañía permanente. Así, nuestros distractores nos acompañan en el hogar y en el trabajo. Con distractores no nos referimos a los teléfonos móviles ni a las redes sociales, que también lo son, y en gran medida. Nos referimos a todo aquello que ocupa nuestra mente, como las prisas, las actividades que no suman, el no estar 100% presentes en lo que más nos permite crear valor, que cada persona en su línea de negocio, industria o sector conoce muy bien qué es. ¿Pero cómo podemos efectivamente ser más productivos?, ¿Cómo podemos crear más valor? 

Lo primero que debemos hacer es un inventario de actividades diarias. Podemos llevar una libreta o un archivo excel donde monitoricemos cada actividad y el tiempo que cada una nos toma, haciéndolo por una semana, de lunes a viernes. El siguiente fin de semana podemos hacer un análisis de cuánto tiempo dedicamos tanto a las actividades que más crean valor como a las que menos aportan, y desde allí empezar a recortarle tiempo a las que menos. Aquí debemos ser realistas y ponernos como meta recortar el 10% del tiempo improductivo. Para hacer que esta meta se cumpla, es importante firmar un contrato con nosotros mismos, y renovarlo semanalmente. En este contrato debemos aumentar progresivamente el porcentaje del tiempo que dedicamos a reducir las actividades productivas. La primera semana podemos recortar el 10%, la segunda el 12%, la tercera el 15%,  y así sucesivamente hasta que nos deshagamos de ellas. 

Al final de cada semana debemos revisar el cumplimiento del objetivo y, si lo hemos logrado, darnos alguna recompensa, grande o pequeña, pero que nos permita darnos un reconocimiento a nosotros mismos. Si no hemos logrado la meta, no pasa nada, debemos ser amables con nosotros mismos e intentarlo otra vez y darnos la oportunidad de empezar de nuevo.

España el cuarto país más atractivo en coworkings

España el cuarto país más atractivo en coworkings

España el cuarto país más atractivo en coworkings

España, el cuarto país más atractivo para trabajar en coworkings Prueba de ello es que solamente está detrás de Estados Unidos, India y Reino Unido en número de espacios de Coworking, según el informe de crecimiento de espacios de Coworking de coworkingresources.org

A pesar de la pandemia de Covid 19, y la consecuente reducción en el número de usuarios de los espacios debido a las restricciones de aforo impuestas como medida para contener la expansión del virus, la tendencia en el crecimiento del número de estos espacios no se detiene. El mismo informe revela que se espera que los contratos entre usuarios y espacios de coworking amplíen su horizonte temporal y su número de usuarios, haciendo de estos espacios las nuevas oficinas privadas flexibles que exigen tanto la nueva realidad VUCA como la mentalidad Agile con la que se le puede dar respuesta.

Dicho esto, estamos ante un nuevo punto de inflexión en la historia laboral de la humanidad. Un punto de inflexión que nos abre la posibilidad de cambiar nuestra rutina al disponer de diferentes opciones de espacios de trabajo, ver paisajes distintos de nuestras ciudades en nuestro recorrido ya no tradicional del hogar al trabajo, y además nos permite conocer nuevas personas con quienes hacer generar y/o compartir ideas innovadores y/o hacer negocios. Sin duda, España el cuarto país más atractivo para trabajar en coworkings, ya que los espacios de coworking nos ofrecen posibilidades de crecimiento con las que no contábamos hasta hace unos años.